• 91 607 75 04 / 601 047 131
  • cdental.verita@gmail.com

Category Archiveperiodoncia higiene dental

Braces: How to take care of them? Ortodoncia con brackets: cuidados

Braces: How to take care of them?

Braces help fix teeth that are crooked, too close together or too far apart, as well as help solve under- or overbites. Braces require a specific and constant care. When you take good care of your braces they are more effective, the treatment goes well and you will have them taken off quicker.

Here there are some recommendations to follow for patients with braces:

Brushing and Flossing with braces

Experts recommend to use a toothbrush with soft head and a toothpaste that contains fluoride. It is also advisable to brush your teeth after every meal since food can easily get stuck in your braces, building up the plaque.

When it comes to the use of floss, it is also recommended to do it after every meal in order to get rid of the food particles that could appear between your teeth, in the wiring of your braces and on the brackets. It is important to be gentle with the floss. Too much pressure when flossing could damage your teeth.

What type of food should be avoided?

It is better to skip any sticky, chewy or hard foods. Sticky food such as caramels or chewing gum; crunchy foods such as popcorn or hard food like peanuts.

Protecting your braces

If you practice a sport or any sort of activity that could potentially damage your mouth and as a consequence your braces, you should wear a mouth guard to protect your teeth. For the best fit, invest in one that is custom made by your dentist.

orthodontic treatments

Even when you take the best care of your mouth and your braces, some problems could still appear. If you notice a bracket or a wire comes loose, the wire is broken, or a band, a bracket or a spacer falls off, you should see your orthodontist right away to have any problem fixed.

Having braces implies to pay some more attention to your oral hygiene and be more careful. However, in long term it is an investment that is worth it.

 

Ortodoncia con brackets: cuidados

Los tratamientos de ortodoncia sirven para corregir los dientes que están mal posicionados, demasiado juntos o muy separados o para resolver cualquier problema relacionado con la mordida. Los brackets requieren de un cuidado determinado y constante. Cuando se cuida bien de los brackets, el tratamiento es más efectivo, funciona mejor y es más probable que se quiten antes.

Healthy smile with braces

A continuación le proporcionamos una serie de pautas que le servirán a la hora de cuidar mejor de su ortodoncia:

Cepillado y uso del hilo dental

Los expertos recomiendan utilizar un cepillo dental con la cabeza blanda y una pasta de dientes que contenga flúor. También, es aconsejable cepillarse los dientes después de cada comida ya que los restos pueden quedarse fácilmente pegados a los brackets. El uso del hilo dental es aconsejable; ahora bien, es importante pasar el hilo dental con delicadeza entre los huecos de los dientes y la ortodoncia. Un uso muy fuerte podría ser contraproducente y dañar los dientes.

¿Qué tipo de comida se debe evitar?

Es recomendable no tomar alimentos que sean pegajosos, crujientes o demasiado duros. Alimentos pegajosos pueden ser determinados caramelos o los chicles; alimentos crujientes como las palomitas o alimentos duros como los frutos secos.

Proteger la ortodoncia

Si practica un deporte o hace cualquier otro tipo de actividad que pueda provocar un daño en su boca o en la ortodoncia, es aconsejable utilizar un protector bucodental. Para un mejor ajuste del protector a su boca, puede consultar el hacer uno a medida con su dentista.

No obstante, es importante destacar que incluso cuando se tienen los mejores cuidados durante el tratamiento de ortodoncia, aún existe la posibilidad de que pueda surgir algún problema como el desajuste o la caída de uno o varios brackets. En tal caso, es muy importante que pida una cita con su ortodoncista cuanto antes para resolver el problema.

Llevar brackets implica prestar más atención a la higiene bucal y ser más cuidadoso. Sin embargo, a largo plazo verá que la inversión de tiempo en estos cuidados merece la pena.

Inflamación gingival: gingivitis

La gingivitis se define como la inflamación de la encía debida a los efectos de los depósitos de biofilm (placa dental), que la irritan e inflaman. Más del 50% de la población española sufre inflamación gingival y más de la mitad de la población española mayor de 35 años tiene gingivitis.

Existen diferentes motivos por los que aparece esta enfermedad, como los asociados a factores locales (higiene oral insuficiente o incorrecta, malposiciones dentarias, obturaciones desbordantes,…), factores sistémicos o consecuencia de fármacos y/o malnutriciones.

La gingivitis asociada a factores locales puede desarrollarse en un periodonto sano y generalmente está asociada a la retención de biofilm por una higiene insuficiente, a un trauma oclusal, malposiciones dentarias, ortodondia fija y removible y prótesis dentales.

La gingivitis modificada por factores sistémicos se caracteriza por verse modificada en su evolución por factores generales tales como la gingivitis asociada al sistema endocrino (embarazo, pubertad, ciclo menstrual y diabetes no controlada).

La gingivitis modificada por fármacos es consecuencia del consumo de determinados fármacos, entre los que se encuentran los inmunosupresores.

La gingivitis modificada por malnutrición es consecuencia de déficits nutricionales como la deficiencia de ácido ascórbico que proboca una respuesta inflamatoria de la la encía a la placa agravada por niveles crónicamente bajos de ácido ascórbico.

Las repercusiones de la gingivitis son importantes pudiendo haberse demostrado una clara relación con ciertas enfermedades como son la diabetes mellitus (empeoramiento del control de la glucemia), enfermedades coronarias y cardiopatías y enfermedades pulmonares (la gingivitis puede incrementar algunos factores que intervienen en la coagulación sanguínea lo que conlleva un riesgo mayor de sufrir enfermedad vascular). Se estima además que un 8% de los casos de endocarditis infecciosas (infección del endocardio de las válvulas cardiacas) está relacionada con enfermedades periodontales.  Los pacientes periodontales con gingivitis y mala higiene bucal tienen más riesgo de desarrollar enfermedades pulmonares crónicas. Así mismo, existe relación entre enfermedad periodontal y embarazos prematuros y recién nacidos de bajo peso.

Para evitar o tratar la gingivitis es indispensable el cuidado diario de la cavidad bucal. El cepillado diario con una pasta dentífrica que contenga flúor y el uso de cepillos interproximales, cinta o seda dental son métodos recomendados para la eliminación del biofilm.

Es importante instruir al paciente en las técnicas de un correcto de cepillado. Es conveniente utilizar un cepillo con filamentos de consistencia mediana para evitar dañar la encía durante el cepillado. En las zonas de difícil acceso hay que utilizar cepillos interproximales, recomendándose el uso de irrigadores bucales en casos de mayor propensión a la gingivitis (embarazos, portadores de implantes dentales) ya que por su acción mecánica producen un efecto estimulante sobre la encía además de limpiar de forma muy efectiva. El empleo de un colutorio adecuado al tratamiento, como complemento a la higiene bucal diaria, se considera un medio muy efectivo que aumenta la eliminación del biofilm oral.

Diabetes y enfermedad periodontal

Una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes suele ser la periodontitis (destrucción del hueso que soporta al diente debido a una inflamación e infección bacteriana).

El paciente con diabetes tiene tres veces más posibilidades de padecer esta infección de las encías, estando la enfermedad periodontal directamente implicada en el desarrollo de complicaciones asociadas a la diabetes, como retinopatía, neuropatía, enfermedades coronarias o accidentes cerebrovasculares.

Además, la periodontitis severa puede representar un importante factor de riesgo en la progresión de la diabetes. El paciente diabético tiene mala tolerancia a las infecciones ya que éstas provocan resistencia en el organismo a la acción de la insulina; se producen alteraciones en los niveles de glucosa que pueden llevar a situación graves (como el coma diabético). Por todo ello, es muy importante evitar las infecciones de origen bucodental.

La prevención de la periodontotis es la mejor forma de controlar la influencia negativa que esta infección provoca en el paciente diabético. Para ello es fundamental que realice revisiones bucodentales periódicas y el odontólogo debe instruir al paciente en medidas de higiene bucodental.

Si la diabetes está bajo control, los tratamientos quirúrgicos (extracciones, cirugía de implantes, regeneración ósea, etc.) pueden ser realizados.